Cuestión de propiedad

La selección del dominio a nombre del responsable de la empresa es uno de los procesos y pasos claves para empezar a embarcarnos en un proyecto en la red

En unos tiempos en los que la propiedad se discute, conmueve y conlleva una serie de riesgos, en Internet, es uno de los pasos obligatorios para atar el primer cabo en un desarrollo de un proyecto que reconoce la virtualización, los servidores, la comunicación entre ellos y las páginas web que se almacenan para que puedan llegar a los clientes y usuarios. De esta manera, el responsable de la empresa (legal) es la persona o persona jurídica que debe de tener acceso en propiedad al dominio, así como es la figura que autoriza el traslado de un servidor a otro, o bien, la selección de una serie de correos electrónicos para establecer las comunicaciones adecuadas en la empresa, a nivel interno y externo. En el pasado, siempre nos hemos encontrado con problemas de este tipo, por lo que hay que recordar la importancia de hacer las cosas bien desde el principio. Sea un dominio .com, .es, .net, .info o .tel hay que fijarse en ese detalle. Por lo tanto, hablemos con claridad sobre un tema que es vital para todos nosotros.

La página web tiene que cumplir una serie de requisitos, pero antes debemos de saber los objetivos del proyecto y unos matices para “andar” sobre seguro. Es algo fundamental dado que hay que definir el nombre de la sociedad en la red. Éste, que puede ser igual al nombre, siempre y cuando esté libre, debe de ser corto, sencillo de recordar, accesible, sin guiones, números o excesivamente largo de mencionar, a pesar de los esfuerzos de Google, Yahoo y MSN de poner las cosas fáciles hasta si los escribimos mal.

Ahora bien, detrás del dominio, como es lógico, existe un responsable, una persona física o jurídica que responde de una serie de detalles con respecto a los contenidos, acceso o no a determinados datos y la publicación de qué tipo de contenidos son los más correctos para su sitio web.

Claridad

El nombre y apellido, o bien, el nombre de la empresa son claves, es decir, el dominio con claridad debe de referirse al responsable del negocio, que es él que autoriza, deja, cede y puede realizar el pertinente documento para que un proveedor o intermediario haga las pertinentes pruebas, cambie de máquina o colabore en la realización y ejecución de un paso que es una obligación. Internet habla de propiedades. En el pasado, los dominios conocidos pasaban por subastas, denuncias de apropiación y otros temas. De esos recuerdos, que son memorias y no leyendas urbanas, se puede “tirar” de hemeroteca, aunque eso lo dejaremos para más adelante.

Por otro lado, hay que afinar. Si tenemos que ser detallistas, sobre todo de cara a los nuevos emprendedores, rogaríamos que piensen antes de actuar, que busquen lo que desean y tengan una brillante idea. Si no, siempre se podrán ver la película de The Social Network, para tener otras ideas, consejos o analizar una serie de puntas sobre los detalles de la cronología en la breve historia de Facebook. Por cierto, la película, que goza de un estilo actual, logra esclarecer algunas dudas mercantiles.

Detalles

La sociedad ha crecido (Aldea Global). Un dominio, al margen del nombre, posiciona, ayuda, vende, se revende, se emplea para hacernos la vida más sencilla o sólo para encontrar lo que queremos ajustado a un producto o servicio. Esa es, entre otras cosas, uno de los pensamientos que debemos de tener en cuenta cuando nos metemos en el tema de la red, Internet o virtualización. La página web de un negocio debe de estar ajustada a un Aviso Legal, Política de Privacidad y dejar constancia de dónde está ubicado el negocio. ¿Protección de Datos? Es necesario conocer los términos de la LOPD para poder seguir caminando en un mundo que es desconocido para muchos.

Jorge Hierro Álvarez

This entry was posted in Gestión Empresarial and tagged , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply